Hogwarts: La Magia en tu Sangre



Bienvenid@ Invitado! Has publicado 66 mensajes desde el día , sigue roleando y diviértete
Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Mar Mayo 15, 2012 7:24 pm.
Últimos temas
» Esto es especial, distinto, diferente... (Tote)
Mar Dic 30, 2014 10:35 pm por Mélanie N. Tyson

» A dark Legacy - Afiliación Élite
Sáb Abr 27, 2013 7:48 pm por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- NORMAL
Sáb Abr 20, 2013 6:31 am por Invitado

» CLASE DE VUELO (3º)
Mar Abr 02, 2013 4:01 pm por Lilith Salvatore Thompson

» De regreso a casa.
Lun Mar 18, 2013 12:58 am por Elise Malfoy BC

» Retomando la amistad... O lo que sea .:Dylan:.
Dom Mar 17, 2013 2:03 pm por Elise Malfoy BC

» Nombre del personaje
Sáb Mar 16, 2013 8:06 pm por Lary Malfoy BC

» Debes consentirme (Dyl)
Sáb Mar 16, 2013 8:01 am por Cammie L. Malfoy

» Registro de Grupo
Vie Mar 15, 2013 12:27 am por Lary Malfoy BC

» Registro de Pb
Vie Mar 15, 2013 12:21 am por Lary Malfoy BC

»  Registro de Razas
Jue Mar 14, 2013 11:48 pm por Lary Malfoy BC

» Inventario
Jue Mar 14, 2013 10:31 pm por Tote Sánchez

Copa de la Casa



Slytherin
~243~
Ravenclaw
~164~
Hufflepuff
~95~
Gryffindor
~156~
Durmstrang
~70~
Beauxbatons
~158~



The Hunger Games RolHogwarts Reducto

El foro se ve mejor con
~ Google Chrome ~
~ Mozilla FireFox ~
Links Rápidos

Casualidad o tal vez no

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 11, 2011 1:25 am

Recuerdo del primer mensaje :

Había ido en una misión del Tulipán al banco de Gringots, las fuentes nos habían dicho de que probablemente habría una reunión de los Portadores en ese lugar y lo mejor sería que vigilara el lugar de cerca para ver si conseguía algo de información que nos ayudara de una vez por todas derrotar al ministerio.

La noche estaba despejada, "gran escenario para una reunión nocturna" pensé para mí misma cuando me acercaba con el traje negro tratando de buscar algún lugar para entrar al banco. Había decidido ir sola por no poner a nadie en peligro, y también porque todos estaban muy ocupados. Pese a que me sentía muy débil por los usos en los que se había utilizado mi antigua poción opté por la misión sin rechistar, alguien tenía que hacerlo.

Me escabullí por un agujero del techo y en un ruido seco caí al centro de la sala central, donde se suponía que estaba el gran pasillo para ir a la sala de juntas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo


Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Jue Ago 25, 2011 12:17 am

Seguíamos ahí, uno muy junto al otro, sin temor a que alguien nos descubriera, y si lo hacía ¿qué importaba? Estábamos los dos juntos, el resto del mundo podía derrumbarse si es que quisiera pero nada iba a hacer que nos separáramos, nunca más. Sin lugar a dudas sería mucho más difícil que alguien consiguiera alejarnos, por dos razones claras: la primera, nos necesitábamos, y la segunda, nada ni nadie no haría cambiar de opinión.

Repetí sus palabras mentalmente “no puedo imaginar que esto sea real”, “de nuevo juntos y ahora si inseparables”, “nada podrá hacernos separar de nuevo porque te prometo que no te dejaré escapar otra vez.”. Yo tampoco lo llegaba a creer, era demasiado bueno para ser verdad; y sin embargo, lo era. A veces las situaciones que más deseamos se presentan en los momentos que menos esperamos, una antítesis que es perfectamente especial y mágica. ¿Mágica? Sí, al fin y al cabo, todo lo que había pasado para encontrarnos era mero arte de magia.

-Yo tampoco me lo creo, pero lo importante es que el destino quiso que tú y yo estuviéramos aquí, juntos, en esta situación, pero ahora que nos hemos reencontrado sabemos que no permitiremos un distanciamiento como el anterior, sería morir en vida y comportarse como un inferi si dejamos que eso pase-

Al parecer notó el hecho de que los recuerdos se juntaran como remolino en mis pensamientos, ensanché mi sonrisa y le contesté en tono divertido- Recordaba cuando estábamos en Hogwarts, fueron los años más felices que la mayoría tuvo. Lo curioso es que aparte de nuestra “rivalidad” por ser Gryffindor y Slytherin, teníamos claras diferencias, por no decir grandes diferencias; la mayoría de personas sabían que nos llevábamos muy mal y muchos coincidían que no éramos para nada compatibles. No me imagino qué es lo que dirían si nos vieran ahora- ahogué una pequeña risa negando con la cabeza.

Al principio no pude entender bien qué era lo que se proponía, sin embargo, seguí el juego. Con mis ojos perseguía la punta de su dedo tratando de entender cuál era la razón para eso, aunque no niego de que fue bastante divertido, un poco de humor no nos venía mal, y si era por parte de los dos, resultaba mejor. Tuve que levantar la mirada para seguir la trayectoria pero me distraje al comprobar –y enterarme- de las intenciones de Sniper. Correspondí con la misma intensidad al beso. Sentía el mismo remolino en el estómago y el cosquilleo en la piel cuando nos besábamos, tan sencillo, tan perfecto, tan dulce que era inevitable olvidar su sabor.

Con una sonrisa traviesa le respondí- No, Snip, no es ninguna estupidez. De hecho, se puede considerar dentro de las mil y una formas de besar…piensa que aún nos faltan bastantes-

-Deberías confiar en cualquier…-empecé a decir, pero –como era de costumbre- él fue más rápido y en menos de lo que canta un gallo ya estaba vestida como enfermera. Me miré de arriba abajo y puse los ojos en blanco. No obstante, pese a todo, seguía siendo muy divertido.

Ante sus palabras tuve la tentación de pensar de forma macabra, pero rápidamente alejé esos pensamientos de mi cabeza, no era momento ni lugar. Ya tendríamos la oportunidad, teníamos mucho tiempo como para agotar todo en un solo minuto, pese a que las ideas seguían surgiendo sin hacerse esperar.

Solo dejé que nuestros labios se juntaran, nos habíamos perdonado mutuamente, por esos años de ausencia y no había palabras que pudieran explicar lo que en ese momento nos prometíamos tácitamente. Fue tan fácil decir que el adiós sanaría las espinas clavadas en su alma y la mía pero no podíamos seguir con esa tortura, la simple de idea de que jamás podría ser igual era mortífera, dañina, quizá no en el mismo grado pero eran heridas que dejaban cicatrices muy notorias.

Me separé después de un corto tiempo, tenía que dar prioridad a su herida. Una ráfaga de viento me recordó que aún seguíamos afuera y no era bueno, así que tome la iniciativa para ayudarlo a pasar. –Será mejor que entremos, así descansarás bien-.

Adoptamos la primera posición para salir de Gringotts y así entramos a través de la puerta. Mientras lo conducía a una de las camillas más cercanas, le iba contando- Tuvimos que mudarnos aquí porque los Portadores de la Tormenta acabaron con el anterior San Mungo, felizmente la valentía de muchos medimagos y la ayuda de algunos amigos nos permitió reubicar el lugar. Si bien es cierto, no es igual de eficiente que el anterior, al menos podemos atender a los pacientes con de forma rápida y con la seguridad de que pasará mucho tiempo antes que nos descubran.-

Ayudé a depositar su cuerpo de tal manera que me sea sencillo curarlo- Prometo que haré lo máximo posible para que no duela-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Lun Ago 29, 2011 2:11 am

Parecía que el tiempo se detenía a cada instante, era tan bueno lo que estaba ocurriendo que nadie podía creerlo pero aun así era cierto.. estábamos los dos juntos de nuevo y felices, eso era algo que quería para el resto de nuestras vidas.. nuestra felicidad.

- Antes muerto que estar sin ti, no otra vez.. pero lo bueno es que ambos sabemos que no nos volveremos a alejar, no más. Ya sufrí suficiente cada día durante ocho largos años pero mereció tanta espera.. cuanto más se espera mejor es el resultado ya que lo ansías más. Así es.. prefiero morir antes que volver a perderte de nuevo.. -

Vi en su rostro una sonrisa, cosa que me hizo sonreír a mí de felicidad. Tras escuchar lo que dijo recordé los años en Hogwarts y los buenos momentos que tuvimos en clases pese a esa rivalidad de casas como ella había dicho- Nunca me he planteado esa pregunta..¿Qué pensarán nuestros compañeros de Hogwarts si nos vieran juntos? Tal vez dirían que estamos locos.. yo respondería que locos de amor -

Reí tras escuchar lo que dijo- Si la consideráramos dentro de las mil y una posibilidades, nos faltarían 998 más y si mal no recuerdo creo que te dije.. ''piensa tú la mitad de los besos y yo la otra restante'' -

Me hizo gracia ver la cara que puso cuando se vio vestida de enfermera- Vamos Mari.. sonríe un poquito que este día es bastante bueno, salvo por lo de mi pierna, pero por lo demás todo bien, además.. me gusta ver esa sonrisa de felicidad en tu cara, es algo que me gusta mucho ver. Y también te hace aun mucho mas hermosa aunque sea difícil superar tanta belleza -se me dibujó una sonrisa en la cara.

Nuestros labios se juntaron, era una señal de que todo el mal que hubo en el pasado entre nosotros quedó borrado y olvidado completamente- Cada beso tuyo es algo tan especial que me hace olvidar todo el daño que he sufrido en mi vida. -

Sin darnos cuenta aun seguíamos afuera.- Si, será mejor que pasemos adentro y allí si podrás curarme mejor y mas tranquilos estaremos -me ayudó y juntos caminamos para entrar.

Mientras me iba contando, caminábamos en busca de alguna camilla para tumbarme- Esperemos que no lo encuentren y si algún día lo hacen que sea lo más tarde posible y cuando tengamos otro construido. -

Conseguimos una camilla en la cual me tumbé con su ayuda. Miré sus ojos sonriendo muy feliz- Estoy a tus manos mi cielo, seguro todo saldrá bien.. además, ¿qué es lo peor que me puede pasar? que me quede sin poder mover la pierna.. me quedaría otra.. -dije riendo
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Mar Ago 30, 2011 12:04 am

Cada una de sus palabras las guardaba celosamente en mi memoria para que el olvido no las borrara, cosa que creía imposible ya que olvidar a Sniper era como si tratara de hacer que el cielo no sea cielo y confundir el día con la noche, sencillamente sus palabras me hacían feliz, infinitamente feliz saber que tanto su vida como la mía estaban unidas de por sí, tan complementadas que el mundo sería demasiado distinto si no estábamos juntos. Al fin y al cabo, podría decir que era la otra parte de mi alma, la que había buscado durante años y ahora que estaba junto a él, no quería perder más tiempo a su lado.

Ya estaba tumbado en la camilla, algo más relajado de lo normal, bueno…su rostro siempre parecía confiado pese a que estuviéramos en la situación más peligrosa, al pensar en eso sonreí, apenas un pequeño gesto imperceptible. Podía confiar en que nadie nos encontraría, sin embargo tenía aún mis dudas, por eso afiné el oído estando atenta a cualquier movimiento extraño, no obstante, mi rostro seguía tranquilo. Lo más importante era curar la herida y a eso iba a dedicar mi concentración un 90%.

-¿Podrías quitarte la vestimenta?- dije muy resuelta, pero luego al darme cuenta de que podía ser mal interpretado, me apresuré a agregar tratando de controlar el timbre de mi voz - Es decir…dejar libre el área que tengo que curar, si es posible, arremangarte hasta dejar descubierta toda la piel hasta la rodilla, así se me hará más fácil y será menos doloroso para ti.-

Aproveché en acercarme a una de las estanterías llenas de vendas, medicamentos y algún par de pinzas. Al verlas tuve la tentación de asustarle, ¿cómo reaccionaría?, nunca se sabía cómo iba a salir todo, así que dejé la idea de lado y me enfoqué a sacar todo lo que necesitaba, al haberle desinfectado la herida antes, me era mucho más sencillo curarle por completo, ya que no tendría una gran infección. Asumí que si ya estaba limpia la herida, sólo faltaba verter un poco de poción preparada por la antigua enfermera de Hogwarts, la cual nos había enseñado en San Mungo hacía unos nueve años. Casi la mayoría de mis conocimientos se los debía a ella y pese a que me costara admitir, también algo tenía que ver Snape.

Mientras seleccionaba los materiales, le contesté – Tienes razón, la locura de nosotros es incurable, pero es la mejor que hay, ¿no te parece? No me importaría mucho lo que dijeran los demás, después de todo, aquí los que decidimos sobre nuestras vidas, somos nosotros mismos. Aunque suene egocéntrico, son nuestras vidas ¿para qué darle la oportunidad a otros de manejarlas?- Empecé a caminar de nuevo hacia la camilla teniendo todo lo que necesitaba en mis manos, no era demasiado grave, el paso más importante ya había sido hecho, así que ahora solo era una curación menor.

-Si te soy sincera, aún no se me ocurre otra forma de besar, son bastantes, pero es más que obvio que ya quebramos el record del mundo en querernos, y más aún, podemos seguir así todavía más tiempo sin querer parar. ¿Cómo podríamos dejar de querernos si es que tenemos tanto cariño de parte de los dos?- di una mirada rápida a sus ojos tratando de adivinar qué es lo que estaba pensando.

Empapé un poco de algodón en la poción y empecé a aplicarla con cuidado, temiendo hacerle daño, pero sin dudar al poner al contacto de su piel la preparación. Correspondiéndole la sonrisa, le contesté- Lo peor que te puede pasar es que pierdas ambas piernas, pero tienes buena cicatrización, así que eso hace más práctica la tarea, en algunos días no te quedará ni cicatriz. Aunque bueno, conocí a un medimago que me dijo “si no duele, no sirve”, a saber qué era lo que quería decir. Sin embargo, solo sentirás un cosquilleo, nada serio. Tuviste suerte que el Lazo del Diablo no hiciera cosas peores, pero fue una tontería que te arriesgaras sabiendo qué es lo que podía pasar.-

No estaba enfadada pero si preocupada ya que el daño podía ser peor. Recordé las llaves de las cámaras subterráneas y pensando en voz alta, pregunté- ¿Qué es lo que esconden esos lugares para que sus llaves sean tan protegidas?- Seguí curándole, pero tenía las dudas pintadas en la cara, conociendo cómo actuaban los Portadores era muy seguro que quisieran ocultar algo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Mar Ago 30, 2011 8:10 pm

Tras tumbarme me empecé a relajar y sonreí ''¿sería un buen momento para hacer eso?'' pensé ''no, aun no.. al menos no hasta que me cure la pierna'' me respondí a mi mismo. Sabía que ella podía leerme el pensamiento, pero no me importaba ya que lo leyera o no, igual lo haré.

Escuché lo que dijo, y eso hice. Sonreí y comencé a quitarme la vestimenta de Lupus y tras quitármela me remangué la capa subiéndola hasta las rodillas.- Tranquila.. ahora no es momento de hacer esas cosas, ya habrá tiempo para eso. -


Al coger los medicamentos me vino una imagen mala a la cabeza, pensé en que pasaría si algo saliera mal.. no podría andar de nuevo, tan solo sería una carga molesta- Se que harás todo lo que puedas, confío plenamente en ti y se que lo harás lo mejor que puedas. -

Me quedé mirándola a los ojos mientras ella me contaba- Así es, somos nosotros los que decidimos que hacer con nuestras vidas y ya decidimos.. decidimos amarnos y estar juntos cueste lo que cueste. Suene egoísta o no, es la verdad.. nos queremos mucho y seguirá siendo así para el resto de nuestras vidas. -

Otra imagen me vino a la mente cuando me dijo que me quedaría sin piernas. ''¿Me querrá aunque no tenga piernas?'' pensé por un momento ''si.. se que me seguirá queriendo'' respondí. En ese momento me puse mas serio- Tenga o no piernas yo te seguiré queriendo el resto de mi vida -terminé sonriendo- Aun así se que no me quedaré sin piernas.. dolor seguro que habrá, pero se que no las perderé, estoy en muy buenas manos. -hice una pausa larga- No se lo que abrirán esas llaves, habrá que volver cuando me recupere y buscarlo. -poco a poco comenzaba a dolerme la pierna, primero vinieron unos pinchazos, luego una molestia y después comenzaba el dolor, aun así, la sonreí- Ya comenzó.. toda tuya la pierna.. -
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Jue Sep 01, 2011 12:33 am

Como una cascada de pensamientos, las ideas de su cabeza fueron rápidamente captadas por mis instintos. A veces era un poco incómodo escuchar lo que pensaban las demás personas, ya que no era algo que exactamente pudiera controlar, algunas veces sí y otras veces no, pero cuando iba por la calle me enteraba más de lo que quería saber. Había momentos en que pareciera que fuera una antena de radio captando todo a su alrededor, por lo general, empezaba a dolerme mucho la cabeza después.

¿Qué es lo que iba a hacer? Me moría de curiosidad queriendo saber, sin embargo, me contuve y bloqueé mi mente para no leerle las cavilaciones, si era una sorpresa, me gustaría que de verdad me sorprendiera. Eso me ponía un tanto más ansiosa, pero valdría la pena esperar, con Snip nunca se sabía, y eso era lo mejor de todo.

Cuando lo vi tan relajado no pude dejar reírme de mí misma, era tonto que pensara eso, de hecho, era ridículo. Pese a que me causaba una verdadera gracia encontrarme con esos pensamientos, no quitaba el hecho de que mi mente empezaba a divagar por distintas ideas, las cuales siempre me llevaban a una conclusión clara: estar con Snip me desconectaba del mundo, paralizaba el tiempo, hacía un instante tan perfecto como para guardarlo en la eternidad.

Volví la mirada a sus ojos tratando de calmarlo, conocía esa expresión perfectamente, la había visto en los rostros de muchos hombres, mujeres y niños que se imaginaban lo peor. A veces me dolía mucho admitirles que no había remedio existente en el universo como para curarles, pero muy por el contrario, adoraba la sensación de resolver esa clase de problemas, de darles la esperanza de que aún se podía hacer algo, de darles fe. Probablemente esa era la principal razón por la que decidí ser medimaga, era una profesión muy dura si bien es cierto, ver todos los días la terrible realidad que muchos prefieren ignorar. Era un sendero muy inseguro, lo asumía completamente, pero los retos eran para mí una superación, algo que me ayudaba a creer más en mí. Caí en la cuenta de que mis pensamientos de nuevo se desviaban, puse más concentración a lo que hacía y mucho más cuidado en la acción.

Mientras que delicadamente pasaba el paño con la poción de limpieza, le comenté para que no se preocupara, lo mejor sería tenerlo distraído y que no se preocupara tanto en el dolor, pasaría pronto. Se me ocurrió el tema sobre las llaves, quizá ahí mismo podríamos pensar los misterios enigmáticos que escondían éstas. Aún quedaba la duda sembrada en nuestra mente. Irónicamente, pensé, si no hubiera sido por esas condenadas llaves, no estaríamos ahora en este mismísimo momento, quizá seguiríamos vagando por los pasillos en ese juego de tira y afloja.

-Encontré en el libro que había en una de las salas, que las cámaras esas fueron apartadas de las demás porque contenían importantes pertenencias de algunos nombres que no conseguí leer demasiado bien, la tinta estaba corrida y también tenía algunos borrones. Quien sea que la escribió estaba apresurado y temblando. Eso me hace pensar que quizá un duende fue obligado a redactar esas posesiones ya que por lo contrario, si no lo haría él, sería completamente inválido. Como esto fue escrito hace unos cuantos años, significa que debe oscilar entre las fechas que el banco de Gringotts fue asaltado, donde los “delincuentes”, por así decirlo, saquearon sólo algunas salas que contenían importantes tesoros. Entre esas salas estaban la de Dumbledore, Nicolas Flamel, Newton Scamander y algunos de las terratenientes más importantes en toda la comunidad mágica de Inglaterra.-

Esperé unos minutos para que asimilara la información, acaso la sabría, acaso no, pero de todas formas era importante decírsela. Sentí como su músculo se contraía ante el dolor que ya empezaba a hacerse presente. Eso era bueno y a la vez no. Bueno porque los nervios de la piel seguían activos y era claro signo de que no perdería ni un solo centímetro, y malo porque el dolor era a veces demasiado. Retiré el pedazo de gasa que usé para curarle, y empapé otro poco para aplicar el mismo procedimiento.

-Los daños no fueron considerables, sin embargo, la pérdida había sido abundante, aparte de que se llevaron los objetos de valor, en las entrevistas que había hecho “El Profeta” a los afectados, a menudo se notaba que a los propietarios no les importaba demasiado las cantidades de galeones perdidas, por el contrario, estaban desesperados porque ahí “tenían algo importante que no era bueno ser usado”. Por lógica elemental, Rita malinterpretó estas afirmaciones y creyó que eran cosas personales. Por fortuna creyó eso, ya que si en su columna hubiera escrito las sospechas que tengo, se hubiera metido en graves problemas.-

La herida no se veía tan mal como antes, eso me alegraba, cicatrizaría rápido. Levanté la mirada y le sonreí dándole a entender que todo estaba bien y no habría de qué preocuparse, al fin y al cabo, si era un roble como él decía. Solo sería cuestión de vendar de nuevo la herida y dejarla descansar, era bastante importante que tratara de no moverse. Desaté una de las vendas que había traído conmigo y envolví la zona dañada con sumo cuidado terminando por ajustar y comprobar que no se saliera.

-Muy valiente de tu parte soportar el dolor, no todos tienen la suerte de decir que no necesitaron adormecerlos para curarles de una herida producida por el Lazo del Diablo. Te has portado como un paciente estupendo, Snip- besé su frente y mientras me levantaba para desechar lo que había utilizado le comenté- No te muevas, ya le has dado un buen uso a tu pierna por hoy-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Sáb Sep 03, 2011 12:21 pm

''Me habrá leído el pensamiento'' pensé tras haberme reído mentalmente ''si lo ha hecho seguro estará pensando que en pensaba yo.. seguro que me leyó la mente''. Sonreí de oreja a oreja ya que me hacía mucha gracia, ''ojalá que me haya leído el pensamiento.. estará deseando saber que es''. No pude aguantarlo y me salió una carcajada.- Tranquila.. nada malo -dije con una amplia sonrisa.

Nuestros ojos se encontraron de nuevo, me encantaba mirarla a los ojos, cada vez que los miraba me hipnotizaban.. era una sensación que me gustaba mucho. En que estaría pensando cuando me miraba.. era una lástima el que no pudiera leerle yo a ella la mente de vez en cuando, pero bueno.. eso era algo que también me gustaba, el no poder saber que es lo que piensa para que así me sorprendiera.

Comenzó a hablarme sobre las llaves que encontramos, supuse que sería para distraerme del dolor y eso era bueno, debía distraerme con otra cosa.- Sinceramente, no se mucho sobre ese caso.. tan solo que algunas cosas desaparecieron o algo así.. tampoco estuve muy atento a eso. -dije tranquilamente

Veía como Mari estaba tratándome la pierna, cuando cambiaba de gasa me comenzó a doler más.. ese instante que tardo en retirarla y ponerme otra..- Valla.. pensé que dolería menos.. -dije. Respiré profundo para intentar calmarme. Nunca me había gustado estar de paciente en un hospital, por así decirlo, era lo segundo que más detestaba.. ''lo primero siempre será Lupin'' pensé. Comencé a reír.

- Rita esta en su mundo y siempre piensa cosas que después no son.. tampoco habría que hacer mucho caso a lo que dice.. -dije más calmado ya que me puso la gasa- lo que diga esa señora a mi sinceramente no me importa mucho, no soy un fiel seguidor de ''El Profeta'' así que no sabría que responderte a eso porque no lei nada al respecto. -

Era una suerte que mis heridas cicatrizaran rápido, si no nos podríamos tirar aquí mucho tiempo.. algo que no me importaba en lo absoluto, solo que no quiero que estemos toda la noche con mi herida.. lo principal éramos Mari y yo. Ver su sonrisa me puso feliz y me hizo sonreír a mí. Terminó poniéndome una venda en la zona de la herida.

- No es que sea valiente, si no que no tengo por que gritar del dolor.. simplemente es algo que tiene que pasar y ya esta, cuanto antes pase mejor y.. además, ¿para que estar sufriendo entre gritos? se aguanta el dolor y ya esta. Como te dije.. soy un roble y nada puede conmigo.. -dije entre risas- tú eres la que se comportó como una gran enfermera.. lástima que el traje tenga que irse tan pronto -dije mirándola con ojos pícaros. Me besó la frente aunque hubiera preferido en otra zona, pero igual fue un beso- tranquila.. que yo no me moveré.. -terminé sonriente

Tras unos segundos reposando en la camilla la miré sonriente como siempre- ¿Podrías acercarte un momento? -pregunté. Se acercó hasta la camilla y una vez al lado, la cogí y la puse encima mía mientras la abrazaba y me mordía el labio inferior- Ahora estamos solos y nadie nos molestará, estamos a salvo así que aprovechemos -tras terminar de hablar la di un leve mordisco en su labio, y comencé a besarla-
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Lun Sep 05, 2011 12:59 am

Mientras que seguía metida en mi mente oí su carcajada, ladeé la cabeza tratando de averiguar qué era lo que le ocurría, dudo mucho que el aire le haya hecho reír así que me pareció muy extraño porque no había nadie más en la habitación que ambos. Me respondió con una enorme sonrisa y me limité a encogerme de hombros, definitivamente había veces que no le entendía. Me convencí mentalmente que prefería no saber, por segunda vez reprimí la tentación de leerle la mente.

En los segundos que pasábamos silenciosos, constantemente me preguntaba qué pensaba y me descubría pensando yo en cosas sin sentido. O uno, era el olor fuerte de la poción, o dos, estaba empezando a tener problemas de autismo. Cosa que era muy poco probable porque me encantaba socializar, concluí que tan solo estaba divagando y que tenía que traer mi mente a ese momento.

Mientras realizaba cada uno de los procedimientos para terminar de curar la herida, Snip empezaba a reírse de la nada, que el músculo se le contrajera o se quejara del dolor me parecía absolutamente normal pero el hecho de que se le ocurrieran cosas graciosas me hacía pensar dos veces en los efectos secundarios que podría tener una lesión producida por el Lazo del Diablo.

Sus últimas palabras me dejaron pensando. “Tranquila… que yo no me moveré”. Sinceramente, conociendo a Sniper tan bien como lo hacía, sabía que esa frase tenía significado subliminal pero la cuestión era saber el qué.

Terminé de limpiar todo y acomodarlo, cuando me pidió que me acercara a la camilla. Al principio dudé pero al instante me pareció ridículo que desconfiara, segura me acerqué preguntándome qué es lo que le pasaba, quizá tenía algo de dolor pero por su rostro sonriente intuí que era algo más.

En cuestión de segundos, me levantó y me puso encima de él, me quedé sorprendida por su rapidez, él siempre tenía los instintos rápidos y por lo general superaban a los míos. Mi mirada se topó muy cercana a la suya, con los ojos abiertos de par en par tratando de adecuarme rápidamente.

Como si de un interruptor se tratara, la adrenalina del momento empezaba a circular por todo mi cuerpo haciendo que mi respiración se hiciera un poco más rápida, sin embargo, no me molestaba para nada esa proximidad, al contrario, me resultaba sumamente cómoda. Su corazón empezó a latir constantemente, quizá era el silencio del momento el que me hacía escucharlo tan claramente. El tiempo se paró.

Dijo todo tan seguro de sí que me transmitió esa seguridad pese a que tenía las emociones a flor de piel. Sus labios se aproximaron a los míos y con el mordisco que dio tuve la certeza de que había olvidado por completo todo lo demás, no me importaba, si estaba junto al amor de mi vida el Ministerio podía ganar la guerra o hasta incluso que Londres fuera ocupada por todos los americanos. Correspondí el beso con la misma intensidad pero siempre cuidando de que mis piernas no chocaran con la que estaba dañada, al menos me quedaba una pizca de sentido común.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Miér Sep 07, 2011 1:39 am

Estaba encima mía, mirándome a los ojos sin preocuparnos lo mas mínimo por si alguien aparecía por la puerta, poco nos importaba que alguien apareciera.. solo estábamos Mari y yo.. nadie podría molestarnos una vez estamos concentrados uno en el otro. Una vez nos encontráramos de esta forma, nada podía hacernos dejar de hacerlo.

Comencé a besarla en los labios, lentamente me alejaba de sus labios en dirección a su oreja, más concretamente al lóbulo, una vez en el lóbulo se lo bese y le di un leve mordisco, después del lóbulo fui bajando muy lentamente entre besos hasta encontrar mis labios en su cuello, lo bese por todas partes, le di una leve mordida dejadándola una pequeña marca la cual rodee de besos

Dejé de besarla por un momento aunque no quería parar de hacerlo. La miré pícaro mientras me mordía el labio inferior. No pude evitar la tentación y volví a besarla dulcemente. Tras un período largo del beso me separé lentamente. La miré de nuevo a los ojos y sonriente dije:
- Estaremos más cómodos.. - saqué mi varita como pude y apuntando al lado de la camilla aparecí una cama. La miré sonriente- adelante.. -la abracé y volqué hacia el lado de la cama acabando yo encima de Mari. Sentí una pequeña molestia en la pierna al tocar la cama, pero eso se me paso nada mas besarla.

- Espero que estés cómoda ahí abajo -la dije divertido. La rodee con mis brazos, pasé mis manos por su espalda acariciándola con los dedos. Lentamente mis manos bajaban por su espalda con rumbo fijo- si quieres que pare.. solo dilo, si no, continuo.. -
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Miér Sep 07, 2011 3:42 am

Mientras que recibía con éxtasis cada una de sus caricias, trataba de dominar mis instintos y no salir fuera de control. Él me conocía lo suficiente bien que sabía perfectamente dónde besar, cuándo hablar y hasta incluso qué decir. Dejé que se adueñara de mi piel confiando plena e irrevocablemente en su tacto dulce y delicado. Me limité a cerrar los ojos y dejándome llevar por sus besos maravillosos que hacían estragos mi sentido común.

Empezó a separarse poco a poco de mis labios, cada movimiento era más prometedor que el anterior y la piel se me erizaba segundo a segundo, cada vez más por lo que en ese momento preciso sentía que el corazón saldría del pecho de tanto latir. Naturalmente, la respiración ya estaba bastante agitada como para regularla de un momento a otro.

Cuando paró el beso abrí los ojos buscando los suyos. No pude evitar sonreír cuando se mordió el labio, conocía esa mirada bastante bien, esa tentación que aumentaba en el brillo de sus ojos. Adoraba adivinar esa mirada cuando me miraba, se sentía muy bien. Rodamos hasta llegar a la cama e inesperadamente las posiciones cambiaron. Verlo encima de mí ahora producía una sensación deleitante y eso me permitió rodearlo con mis brazos para pegarlo a mi cuerpo y sentirlo más cerca.

Para sumarle humor a la situación, su comentario hizo que riera por lo bajo, relajándome y volviendo a la realidad por una milésima de segundo.

-Sí, muy cómoda para ser sincera, desde aquí hay una gran vista- le sonreí acercándome a sus labios para sentirlos sobre los míos de nuevo, ahogando una risa divertida dentro del beso y demostrarle todas las emociones que me hacían presa cada vez que el me acariciaba.

Al sentir como sus manos bajaban por la espalda, repartiendo cariños a cada centímetro que él tocaba empecé a sentir la sensación de nerviosismo dominado por el amor que sentía a cada instante. Con tan simples roces de piel, Sniper era capaz de llevarme a un callejón sin salida.

Lo adoré cuando escuché sus palabras. Segura de mí misma besé la punta de su nariz como me gustaba hacerlo tantas veces y sin dudar, le dije - No pares, aquí los dos estamos juntos por el amor que nos profesamos. Te amo muchísimo, Snip...nunca llegarás a imaginar cuánto-

Terminé sonriéndole radiante sin perder de vista sus ojos, iluminándome con ese brillo tan especial que tenían y que eran la luz en mis días más obscuros.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Jue Sep 08, 2011 5:24 am

Con cada beso que nos dábamos era una sensación inimaginale, era algo que no queríamos que acabase. El tiempo se detenía y se hacía eterno, algo que me encantaba ya que pareciera que estamos mas tiempo juntos y eso significaba más cariño que darnos.

- La vista no es mejor que la que yo tengo desde aquí arriba. Aunque esté mirando al lado contrario del cielo estoy viendo las estrellas con la hermosura que tengo delante de mis ojos -de pronto acercó sus labios a los míos y como un adicto de sus labios, me acerqué para acortar la distancia mientras cerraba los ojos para profundizar esa magnifica y maravillosa oleada de sensaciones que me recorrían todo el cuerpo y hacía que me volviera loco.. Con la misma intensidad respondi el beso duradero. Tras un tiempo necesitaba respirar, pero por no separarme continué con el beso y las miles de sensaciones que trasmitía hasta que tuve que separarme por que si no me moría ahí mismo.. Aunque moriría feliz ya que estoy con la mujer que amo y hago algo me me gusta muchísimo.. Besarla.

Continué bajando las manos tras escuchar sus palabras. Mientras bajaba, la seguí mirando a los ojos con esa mirada pícara que me gustaba poner, ya que siempre que la ponía recibía una buena recompensa por parte de ella.- Nunca podré ser capaz de saber cuanto me amas, pero.. Si me amas tanto como dices y te expresas, amas lo mismo que yo te amo. Llegamos a tal extremo que es imposible saber cuanto al igual que también resulta imposible decirlo.. Solo expresarlo podemos -concluí con un dulce beso. Ese beso en la nariz me saco una sonrisa feliz, y contento la dije:
- Amemonos hasta el final de los días -

Encima suya seguía aun, di otra vuelta para volver a ponerla encima mía y así poder acariciarla más fácilmente. Una vez encima mía comencé a acariciarla por la zona de la cintura, bajanco muy lentamente entre caricias hasta llegar a una zona de peligro "Una zona la cual en muchos años ha sido intocable por un ser vivo.. Será buena idea tocar" pensé con susto "bueno.. Dijo que no parase así que eso haré" me respondí. Tras un rato acariciándola, al fin llegue u coloqué mis manox en su trasero mientras mantenía su lengua ocupada en un beso apasionado.

El tiempo pasaba y ahí seguíamos, dos enamorados locamente uno del otro. Con movimientos de los pies comencé a descalzarme. Tras un largo rato volví a subir las manos acariciándola hasta parar de hacerlo y coger su blusa y comenzar a quitarsela- Soy tan feliz de tenerte a mi lado que no podría abuantar un minuto sin ti -la sonreí muy feliz- no me canso de decirlo.. Te Amo muchísimo -
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 17, 2011 3:41 am

En ese momento no había más allá de esa habitación, estábamos los dos juntos entregándonos a cada momento, silenciosos y ansiosos, guiados por la pasión que resplandecía a cada momento sobre en nuestros ojos. La mirada de él posada sobre la mía era una ilusión difícil de creer, estar en ese momento sin saber bien cómo comportarnos, con la timidez palpando cada poro de la piel. Era un sueño. Cada tacto, cada caricia, cada beso, dejándonos guiar por dos corazones locos de amor que se profesaban palabras ardientes a cada momento, que colmaban nuestros sentidos y no dejaban que los olvidáramos. Ellos eran dueños de nosotros mismos. La noche ya no era noche y los segundos dejaron de ser segundos. Volverían las palabras de sedientas de amor, pero las que él me decía esos instantes no volverían a ser jamás de la misma manera. Poseíamos el alma envenenada de frenesí.

Había leído alguna vez en libros que ninguna ocasión se comparaba como en la que compartías caricias silentes y efusivas con el amor de tu vida, Naturalmente, no me habían mentido pero tampoco me habían contado toda la verdad. Ninguno me había dicho de aquel extraño tembleque de manos al deslizarse por la piel ardorosa de su cuello. Ninguno me había hablado de aquel embrujo de besos delirantes, de la electrizante sensación en la espalda ni de aquel espejismo que parecía incendiar cada poro de la piel. Nada me contó de todo aquello porque era una fantasía que sólo sucedía con una persona, hablando en un lenguaje de secretos que, apenas se descubrían, se escapaban de nuestro control. Jamás recuperaría cómo el rumor del viento se llevaría el universo ni tampoco el recuerdo de la imagen que se robaba al calor de las llamas de nuestras miradas. Tenía toda una existencia resumida en el roce de sus labios.

Con un encontrado delirio por sentir sus besos, correspondía a cada uno con intensidad, siendo partícipe de un juego de lenguas por el cual me dejaba llevar olvidándome de todo el arrebato que podía sentir en ese momento. Consciente de que por ser humano necesitaba aire, me separaba de su boca aprovechando para cubrirle el rostro y el cuello, de caricias a las que no ponía fin. A veces la conciencia me repetía que podía hacerle daño con un mal movimiento, sin embargo, volvía los ojos a su mirada y como si me susurrara en silencio sabía que era incapaz de lastimarle. Esa mirada que tenía tantos sentimientos escritos que me era imposible decir a ciencia cierta cuál de todos era lo que predominaba. En mis adentros sólo me repetía una palabra: amor.

-Hasta el final de los días, sin condición, amémonos hasta crearle un nuevo significado a la palabra, sin ponerle consumación- Después de decirle eso, giramos de nuevo, sintiendo sus tímidas caricias bajar poco a poco por mi cuerpo entretanto nos entreteníamos en un baile de lenguas que no tenía fin. Me separé apenas unos milímetros y dirigí mis labios a su oído susurrando despacio -Tranquilo, escucha mi voz, no tengas miedo, relájate que yo estoy contigo, deja que tus emociones te orienten-. Luego de eso, besé por la parte de su cuello aspirando su aroma.

Siguiendo los movimientos de ambos y sientiendo tocar el cielo con los dedos pero teniendo en cuenta que el calor de ambos cuerpos tan sólo se comparaba con el infierno, empezamos a desprendernos de la ropa. Cuando me liberé de la blusa empecé con la tarea de quitarle lo que tenía debajo de la capa. Teniendo su torso desnudo a merced de mis labios, me dediqué a hacer círculos de besos alternándolos con pequeñas mordidas y suspiros, erizando poco a poco la piel que empezaba a conocer a base de caricias.

Volví la mirada después de ese "te amo muchísimo", mis ojos se encontraron con los suyos y una sonrisa conmovida se asomó en mi rostro- Y yo también te amo, como a nadie he sido capaz de amar jamás- En el beso que le dí, no sólo fundí nuestros labios, sino también le entregué mi alma, mi corazón y mi existencia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Sáb Oct 08, 2011 1:31 am

Una espiral de sentimientos recorría todo mi cuerpo a cada beso que nos dábamos, a cada caricia.. Una sensación la cual te hace sentir escalofríos por la piel, la carne se te pone de gallina. Esa sensación que quieres tener a cada momento con la persona que mas amas en el mundo.

Concluimos esos besos especiales que nos dábamos juntando nuestras lenguas, tras separarnos se dirigió hacia mi oreja pensé que comenzaría a besar la zona del cuello o a hacer mordidas por el lóbulo, pero en vez de eso me susurro unas palabras las cuales se introdujeron en mi mente y me hicieron tranquilizarme al instante. Terminó de susurrarme y me beso en la zona del cuello la cual me hizo recordar las mordidas que me había hecho en su día. Esa sensación que me dio hizo que me mordiera el labio por instinto.. como un acto reflejo.. lo hacía tanto que con cualquier caricia seductora mis labios se mordían sin control alguno.

Me quitó la ropa dejándome el torso al descubierto. En tan solo unos instantes comenzó a besarme y morderme el torso.. la piel se me erizaba con cada mordida, con cada beso, con cada caricia que me hacía. Era imposible mantener la cordura, a cada cosa que hacía más ganas tenía de que lo repitiera y que nunca acabara.

Paró por un instante para hablarme y tras terminar de hablar fundimos nuestros labios, nos entregamos en cuerpo y alma. Ese último beso hizo que perdiera la cordura.. si ya estaba loco de amor, ese beso me dio la razón del por que la amaba tanto.. del por que era la única mujer de mi vida.. del por que era ella la mujer especial con la que había soñado cada día. La amo y siempre lo haré.

- Mari.. nunca podrás imaginar todo lo que siento por ti.. todo lo que te quiero.. lo que te amo.. lo que te necesito. -la miré a los ojos intensamente y sonreí muy feliz- No sabes lo feliz que me haces estando a mi lado. -

La bese dulcemente antes de comenzar a bajar lentamente entre besos y mordidas por el cuello, llegando a sus pechos pero sin detenerme seguí bajando hasta llegar a la zona del ombligo.. la cual rodeé de besos para terminar subiendo de nuevo.. haciendo el mismo recorrido lentamente.

Separé una de las manos de su trasero y la llevé a su abdomen. Acompañaba los besos con las caricias de los dedos de la mano. A cada mordida que la daba me hacía sentir las propias nubes.. ojalá ella tuviera los mismos sentimientos a cada caricia que la hacía. Sin duda alguna la parte que más me gustaba besarla era la zona del cuello y por eso volví a subir a su cuello para comenzar a besarlo, a hacerle mordidas leves e incluso a darle un pequeño lametón. Concluí los besos en su oreja, más concretamente en el lóbulo el cual bese y mordí suavemente.
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Invitado el Mar Oct 11, 2011 5:25 am

Sabía que si no paraba en ese momento, no iba a parar nunca. Tenía la certeza de que a cada segundo que pasaba iba a arrepentirme más. Sí, le amaba muchísimo y no quería separarme de él. Quería amarlo como si no hubiera un mañana. A decir verdad...no habría un mañana...nunca más. Mi sentido común se estaba adormeciendo por el sabor de sus labios y la dulzura de sus caricias.

Empecé a ser un cuerpo inerte, uno que sólo recibía sus abrazos, sus besos, sus mordidas y cariños. Responder me dolería cada vez más. Ya era demasiado lo que me estaba pasando. Una serie de confusiones me llenaban los pensamientos. ¿Tendría que hacerlo o no? Mi mente y mi corazón se debatieron por última vez, pero como siempre, ganando la razón. Dentro del corazón una voz gritaba, con todas sus fuerzas. Por segundos mi decisión flaqueaba, eso pasaba cuando veía en sus ojos tanto amor que era imposible no llorar en ese mismo momento. Demostraban pasión y varios sentimientos. ¿Cómo podría llegar a olvidarlos? Era mi droga y causaba en mí cosas que con nadie podría sentir. Era adicta a él, un vino tinto, un sueño perfecto.

Si antes me dolía mucho, al escuchar esas palabras de sus labios, con su propia voz me terminó de destruir el corazón. No soporté más y los ojos se me llenaron de lágrimas; por un segundo creí que me desvanecía ahí mismo. Ante su consternación y el frío de una soledad que se acercaba a grandes pasos, el llanto irrumpió. Uno silencioso, mientras que las gotas resbalaban por mis mejillas y caían en su cabello alborotado.

-Lo siento, Snip...lo siento muchísimo por no llegar a ser la clase de persona que alguna vez tu esperaste, lamento no poder ser "ella", la que sea tu felicidad, lamento que te hayas enamorado tan profundamente de mí. También lamento nunca poder llegar a cumplir ese sueño que tanto deseas, lamento ser una egoísta, una tonta que no puede apreciarte. Lamento mucho cada cosa que te hizo soñar, cada beso mío y cada sonrisa, lamento ser yo la que rompiera todo y lo arruinara. - mientras lo decía, con el dorso de mi mano acariciaba su mejilla, tratando de secar el rastro de agua salada que salía de mis ojos. Con la voz ahogada y envenenada de aflicción, le dije - Lamento haberte amado tanto, si nunca lo hubiera hecho, si nunca te hubiera dicho que yo también te amaba, quizá no pasaría lo que nos pasa. Quizá tú hubieras amado a alguien más y yo desaparecería sin causarte tanto daño. Y ahora en esta noche sin luna y sin estrellas quiero que me prometas que serás feliz, que cumplirás todos tus sueños y serás lo que siempre quisiste ser, que nunca volverás al pasado y me recordarás. Que cada vez que escuches mi nombre sientas ese profundo odio en tu corazón por mí, que jamás me perdonarás y Marina se borrará de tu alma...para siempre- Sin dejar de llorar me acerqué a sus labios y posando mis manos a cada lado de su rostro, besé esa boca que jamás me pertenecería y saboreé su calor que jamás sería mío, sabiendo que nunca más sería capaz de hacer eso.

Me incorporé y tomé mi blusa del suelo. Había caído olvidada entre tanto cariño. Acomodé mi ropa como pude y le dirigí una última mirada ahogando un nudo creciente en la garganta. Empecé a dudar si irme o no. Un dolor punzante de cabeza marcaba cada vez más cuánto me dolía todo aquello. Traté de sonreír, algo que fue en vano, tan sólo salió una mueca en un rostro bañado de lágrimas. Apenas con un hilo de voz murmuré- Te amo...-

Salí corriendo después, cerrando la puerta detrás de mi espalda y sintiendo que el corazón se me quedaba en esa habitación, allí adentro con la persona que más amaba después de mi hija. El aire empezó a ser pesado y una fuerza extraña hizo que me dejara caer pegando mis rodillas al cuerpo. Descargué parte del sollozo que era imposible aguantar más. Pasado cerca de medio minuto caí en la cuenta que tenía que irme. Me levanté enérgicamente y no sin antes cerrar la puerta con magia. Algo dentro de mí, ordenó tocar con la palma de la mano esa madera que ahora resultaba lacerante, dejé el alma en ese sitio.

Apresuré el paso de nuevo, sintiendo cómo las fuerzas poco a poco disminuían y los músculos se me adormecían por el rápido movimiento tratando de huir. Abrí con un empujón las puertas hacia la calle y me encontré con el más lúgubre escenario. No podía ser más deprimente. El viento de otoño nocturno enfriaba mis mejillas pero pese a eso salí del lugar, sin querer voltear, sin pensar, sin siquiera darme la oportunidad de pensarlo dos veces antes de seguir, si giraba la cabeza perdería la convicción para siempre y el un lazo invisible me ataría de por vida. Miré el edificio estando absolutamente segura que jamás volvería. Después de eso, me perdí entre la obscuridad de la noche, como si tan solo se tratara de una persona más que se sumerge en la sombra del viento.

En mi mente sólo se repetía- "De verdad, no sabes cuánto lo siento"-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Sniper Lestrange el Mar Oct 11, 2011 3:22 pm

Tras escuchar sus palabras me quedé helado, sin nada que poder decir. Todo pasó muy rápido y cuando me quise dar cuenta se marchó.

Sentí ese último beso que me dio como nunca antes me lo había dado. Debe ser que como será el último fue el más exitoso de los besos..

Me levanté tan rápido como pude aunque tuviera mal la pierna, el dolor no me importaba. Llegué a la puerta para abrirla pero no pude.. ''Magia..'' pensé. Caminando con todo el dolor del mundo me aleje de la puerta y me senté en una esquina alejada.. llorando sin parar..¿Quién lo iba a pensar?.

Tiempo más tarde seguía llorando, seguía esperando a que regresara pero no lo hizo.. Entonces pensé que ya todo acabó para mí, no tenía nada más que hacer en esta vida. Nací para hacer feliz pero ni eso pude lograr..

Cogí mi capa de invisibilidad que llevaba a todas partes y la deje a mi lado. Con mi varita hice aparecer la Sakura que me regalo el día que fuimos pareja en aquella Cascada. Acercándomela a la nariz, la inspiré su aroma y miles de sensaciones y recuerdos me invadían. Una lágrima de mis ojos callo en la flor. Con la varia en mano hice aparecer una daga, tras hacer eso deje mi varita encima de la capa al igual que la Sakura.- Llegó la hora- me dije

Empuñé la daga con las dos manos, alejándola de mi cuerpo con la punta hacia mi pecho. En ese mismo instante recuerdos de Mari y míos seguían invadiéndome, no podía imaginar que este día llegara.. el día de mi fin.

''Ya solo queda hacerlo'' me dije a mi mismo entre pensamientos. Suspiré y entre lloros grite:
- ¡TE AMO MUCHO MARI.. Y ESTÉ DONDE ESTÉ SIEMPRE TE AMARÉ! -tras gritarlo y con un movimiento rápido, incrusté la daga en mi pecho.

Comencé a soltar sangre por la zona del pecho al igual que por la boca, el dolor era insoportable.. solo quería cerrar los ojos y que todo terminara de una vez.. Descansar en paz de una vez por todas.. eso es lo que quería.. Así ya dejaría de dañar a la gente que es lo único que hacia y parece ser que se me daba bien..

Mientras estaba en el suelo desangrándome recordé su rostro.. ese bello rostro que llevaré conmigo a todas partes aunque me muera..

Otras imágenes se me vinieron a la mente mientras no dejaba de sangrar.. Una tardé soleada, mucha gente y Mari vestida de blanco, yo esperándola de pie sonriente y deseoso por el día que era. Todo el mundo muy feliz, más nosotros dos ya que era nuestro dia.. nuestra boda. No paraban de venirme imágenes.. esta era diferente..Ya estábamos casados, en una casa los dos muy felices y en una de las habitaciones.. un hermoso niño tumbado en su cuna.. nuestro bebe.. No todo era bueno en ese momento.. esas imágenes nunca sucedieron y nunca sucederán..

Por arte de magia la flor comenzó a marchitarse.. se estaba muriendo ya que uno de los amantes estaba muriéndose en ese mismo momento..

La sangre ya corría por el suelo y cada vez se me iban cerrando más los ojos.. un charco de sangre me rodeaba. Mi cuerpo descansaría en paz en ese lugar y no sería molestado ya que nadie sabía que estaba en ese lugar exceptuando Mari..
avatar
Sniper Lestrange

Puedes llamar cobarde al que escapa de la pelea, yo le llamo sabio pues usando su inteligencia es capaz de escapar de esta sin hacer falta pelear
Masculino
Mensajes : 1069
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Alexia O´Connor Moon el Mar Oct 11, 2011 8:23 pm

Recibí una lechuza de Mari donde me decía que se iba, no podía creer lo que había hecho.... mi furia y tristeza se desataban.. me pedía que viera a Sniper, que no lo dejara solo como si lo fuera a hacer, me indicó donde se encontraba y como entrar ya que había sellado con magia, me encogí de hombros y desaparecí.

Me aparecí en el banco de Gringotts y el frío me inundó la piel, estabamos en Otoño, así que comencé a caminar para ir a la bóveda que me indicó... a medida que me acercaba un frío inusual me recorría la espalda... mal presentimiento pensé de inmediato y comencé a correr sin parar pidiendole a mi poder y el viento que me guiara porque cada vez el terror me inundaba más el alma.

Llegué hacia un lugar que no logré identificar bien, sin darme cuenta creo que una habitación de San Mungo pero no lograba pensar bien en mi desesperación por el mal presentimiento que me inundaba... pero el viento me había guiado, le agradecía que me obedecieran...traté de abrir la puerta pero no me dejaba.. pronuncié Alohomora y cedió... era raro, supongo que frente a mi angustia la magia aumentó.

Entré con mucho miedo... el frió aumentaba en mi alma, avancé lentamente hacia un bulto en el piso... cuando caminé percibí líquido en el piso, tragué en seco.... conjuré la luz y lo ví... tirado en el piso... cubierto de sangre este y él con los ojos cerrados... lancé un grito de terror y angustia y me abalancé sobre él

-Mierda Sniper por qué- gritaba llorando y abrazándolo, no podía creer la estupidez que había hecho por la partida de Marina- por qué cobarde... por qué- lo miré llorando tratando de calmarme, saqué la daga de su pecho y la miré... que ganas de proceder de la misma forma... ya no tenía nada... mi esposo, primer amor, padres, hermano, prima... hijos, hermana... todos perdidos para siempre..ahora mi amigo.. estaba sola en ese maldito mundo... que ganas de morir junto con él... vi la flor a un lado y la tomé... tuve una idea, usaría mi poder para algo pero sería decisión de su alma.

Tomé la flor y cerré mis ojos, la sangre comenzó a volver pero no a Sniper sino a la flor... que comenzaba a brillar y su color era de su sangre, roja con mezcla de rosa para no perder su color, toda la sangre estaba en la flor, junto con su alma... no la dejaría ir así de fácil... aparecí un diamente grande y guardé la flor ahí, tomé a Sniper y la capa y me desaparecí con él para ir a mi nuevo hogar dónde lo mantendría para decidir preguntándole a su alma y si no quería volver lo enterraría como correspondía, mi amigo no merecía quedar por la eternidad en ese lugar.
avatar
Alexia O´Connor Moon

Una leona cambiada...que sorprenderá
Femenino
Mensajes : 3066
Galeones : 1739
Fecha de inscripción : 26/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidad o tal vez no

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.