Hogwarts: La Magia en tu Sangre



Bienvenid@ Invitado! Has publicado 66 mensajes desde el día , sigue roleando y diviértete
Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Mar Mayo 15, 2012 7:24 pm.
Últimos temas
» Esto es especial, distinto, diferente... (Tote)
Mar Dic 30, 2014 10:35 pm por Mélanie N. Tyson

» A dark Legacy - Afiliación Élite
Sáb Abr 27, 2013 7:48 pm por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- NORMAL
Sáb Abr 20, 2013 6:31 am por Invitado

» CLASE DE VUELO (3º)
Mar Abr 02, 2013 4:01 pm por Lilith Salvatore Thompson

» De regreso a casa.
Lun Mar 18, 2013 12:58 am por Elise Malfoy BC

» Retomando la amistad... O lo que sea .:Dylan:.
Dom Mar 17, 2013 2:03 pm por Elise Malfoy BC

» Nombre del personaje
Sáb Mar 16, 2013 8:06 pm por Lary Malfoy BC

» Debes consentirme (Dyl)
Sáb Mar 16, 2013 8:01 am por Cammie L. Malfoy

» Registro de Grupo
Vie Mar 15, 2013 12:27 am por Lary Malfoy BC

» Registro de Pb
Vie Mar 15, 2013 12:21 am por Lary Malfoy BC

»  Registro de Razas
Jue Mar 14, 2013 11:48 pm por Lary Malfoy BC

» Inventario
Jue Mar 14, 2013 10:31 pm por Tote Sánchez

Copa de la Casa



Slytherin
~243~
Ravenclaw
~164~
Hufflepuff
~95~
Gryffindor
~156~
Durmstrang
~70~
Beauxbatons
~158~



The Hunger Games RolHogwarts Reducto

El foro se ve mejor con
~ Google Chrome ~
~ Mozilla FireFox ~
Links Rápidos

Recuerdos que jamás se olvidan {Flashback}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdos que jamás se olvidan {Flashback}

Mensaje por Elise Bruni-Callas el Miér Oct 03, 2012 5:12 am

|| ~Flashbacks ~||

- Año: {1993}
- Lugar: {Mansión Malfoy BC - Despacho}
- Edad del personaje: {22 años}

La edad muchas veces es aliada de la vida, en otras no. El caso de Elise ha sido el bueno, tiene juventud, tiene belleza, tiene sensualidad…. Tiene todo y bien lo sabe. Aprovecha y explota cada todas las ventajas que sabe que tiene y posee. Aunque hay algo que ha dejado de tener hace mucho tiempo: el amor incondicional de su amado esposo, Aléxandros. Lo de ellos fue una historia de amor poco convencional, todos lo saben, pero nunca pudieron negar que ambos lucían felices estando juntos, una felicidad que se vio combinada con el amor que surgió entre ambos al poco tiempo. Las nupcias llegaron y ya no era por compromiso, por asegurarse de que el apellido perdurara ni la sangre se prolongara, no, ya no. Ahora era porque dentro de ambos había surgido algo completamente desconocido para ambos. Aléxandros y Elise se habían enamorado. Con tan solo 17 años unieron sus vidas por toda la vida, esperando que fuera para toda la eternidad.

El amor joven es alocado, es apasionado, profundo. El amor maduro es responsable, calmado, duradero. Ellos tenían las dos cosas, su amor era la mezcla perfecta entre ambas etapas, lo sabían y lo disfrutaban sin prisa alguna. Pero eventos inesperados llegaron a completar esa atmosfera de tranquilidad, de amor y pasión que los rodeaba cada día desde el momento en el cual sintieron que sus pechos estallarían de amor. Elise quedo en cinta, y no solo tendrían a un pequeño heredero corriendo por toda la mansión, ordenando, jugando, haciendo saber que él era la persona más importante para esos jóvenes amantes, sino, que serian dos. Tendrían un príncipe y una princesa que les iluminaria la vida a cada instante. Los nombres elegidos para sus pequeños fueron Jude Aléxandros y Laryssa Elise, los segundos hombres en honor de sus progenitores, mientras que los primeros guardaban un significado más profundo, esperando que fueran estos los que guiaran las vidas de sus gemelos.

Jude: El que debe ser alabado. Porque eso esperaban de su hijo, que fuera alabado por todos y todo en cada paso que diera. Su heredero debía ser importante, imponente, de mente abierta, dispuesto a escuchar, a ser escuchado. En fin, todo lo que lo llevara a ser, justamente, alabado.
Laryssa: Si bien, saber que ella venia en camino, resulto ser una sorpresa. No significaba que sería mal recibida, sino todo lo contrario, por eso redoblaron esfuerzos para encontrar el nombre perfecto para ella. Laryssa, diosa griega encargada de la protección a la familia.

Todo era perfecto, tenían a sus hijos con ellos, eran la familia perfecta. Entonces llego una sorpresa más: Un nuevo bebé venia en camino. Su ya perfecto mundo volvía a ver completamente iluminado por una niña que sería la digna copia de su padre, Hannah Elise. Su nombre fue el más difícil de escoger, querían algo que fuera la balanza entre sus hermanos mayores, la que fuera calmada, tranquila, la que con su sola presencia hiciera que todo el mundo se parara, haciendo que la calma llegara a todos. Hannah: Piadosa, misericordiosa, bendecida por Dios.

Pero la felicidad no es para siempre, ni mucho menos eterna. Todo cambio cuando le arrebataron la vida a Aléxandros, haciendo que una herida incurable se formara en su amada esposa y sus adorados hijos. Justamente era por el que, Elise se encuentra cómodamente sentada en el sillón de cuero de dragón que una vez estuvo ocupado por ese hombre que fue, es y será el amor de su vida, de su eternidad. Una pequeña sonrisa llena de nostalgia se puede ver surcando su marmoleo rostro, ese que apenas muestra expresión alguna. Coloca la varita -que siempre lleva en la manga- sobre el escritorio de madera, mientras invoca un hechizo en parsel -el lenguaje de las serpientes-. Se abre un cajón secreto, y de este saca un antiguo libro, pero no es un libro cualquiera, sino un álbum de fotografías, recuerdos familiares. Recuerdos de la vida perfecta que una vez tuvo y que murió junto a Aléxandros; empieza a pasar las páginas, encontrando las más tiernas imágenes que esta fría mujer podrá tener. Sonrisas sinceras, llenas de amor, ternura, cariño.

Lary:
Lis:

El día de su boda, fue sin lugar a dudas, uno de los momentos más hermosos y esperados por ella, pero nada comparado con la dicha que sintió cuando dio a luz a sus tres pequeños, sus bebés. Su todo. La sonrisa que ya portaba en su rostro se hace más notoria al ver las fotografías en donde sus niñas son cargadas en brazos por su padre y otra en donde su pequeño hace un pequeño berrinche para conseguir un beso de parte de su madre. ¡Pero sus pequeños ya no eran pequeños! ¡No! Ya no, ahora eran tres jóvenes que superaban los veinte años. Una era madre de tres niños, la otra estaba en espera de su primera hija y él, su principito, él aun no parecía encontrar a la indicada para empezar una familia con la cual asentarse y ser feliz. Toma entre sus manos dos fotografías del montón y las detalla minuciosamente. Lary y Lis solían ser tan parecidas cuando solo eran unas niñas, su color rubio platinado, sus ojos grises llenos de brillo y resplandor, acompañado con el aire arrogante que hasta le fecha llevan, pero para sus cuatro y tres años correspondientes, en vez de causar respeto, causaban la mayor de las ternuras.

Fotografías:







Vestida para la boda de mi Polluela:

Mi familia:


avatar
Elise Bruni-Callas

Nunca se logra ningún beneficio sin perjudicar a otro
Femenino
Mensajes : 33
Galeones : 2259
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos que jamás se olvidan {Flashback}

Mensaje por Elise Malfoy BC el Miér Oct 03, 2012 10:31 pm

No entendía por qué hacía aquello, simplemente sabía que necesitaba hacerlo. Veintisiete horas... Tan solo veintisiete malditas horas habían pasado. Llevaba veintisiete horas sintiendo un gran vacío en mi, lo único que lo calmaba era sentir a Sarah moverse, saber que ella estaba bien... Como yo estuviera daba igual ya, a aquellas alturas seguir respirando se me antojaba pesado y costoso. Sabía que lo adecuado era quedarme en casa, no quería arriesgarme más de lo que me arriesgaba en mis visitas nocturnas al lago, aquel lugar que tantos recuerdos me traía... Había sido mi padre quién me había llevado por primera vez al muelle.

...

-Mamá estaba hecha una furia...-suspiró.
-
Se enfada porque se preocupa por ti, Hannah- respondió él mirando a su hija a los ojos.
Ella asintió en silencio siendo consciente de la sinceridad de su padre y del amor que tanto él como su madre sentían por ella. Aunque su padre siempre la quiso más... Eso era innegable para cualquiera. Por eso mismo él la conocía mejor que ninguno, nunca nadie conocería tan bien a aquella adolescente de sonrisa fácil y carácter complicado, pero al fin y al cabo ambos eran muy similares, de una forma que con la posterior muerte de él se volvió perturbadora. Pero no adelantemos sucesos.
Él la conocía mejor que nadie y sabía que para su pequeña todo aquello no era fácil, él la comprendía: ser el pequeño en una familia nunca es fácil y más cuando tus hermanos parecen haber nacido con la perfección de su lado. Sabía lo que era ser el segundo y en el caso de ella, la tercera. Pero él podía entregarle algo a ella que a sus hermanos no, ella sería quién en su momento decidiría si compartirlo o no con ellos.
Mientras conversaban sobre el lugar él la fue llevando hacía el lago, caminaron por la linde del bosque que pronto deslumbró a la joven. En aquellos días nacería su pasión por los bosques... Aunque el frío húmedo del lugar nunca iría de la mano de aquella pasión.
-
Papá ¿Dónde se supone que me llevas?- preguntó sin borrar aquella perpetua sonrisa.
-
Es una sorpresa, no seas impaciente- la riñó aunque sin convencimiento, en un tono jovial que solo usaba para su familia, especialmente para su pequeña Hannah y su amada Elise.
-
Me encantan las sorpresas- respondió ella sin más.
Mucho ha cambiado desde entonces, pero Hannah o mejor dicho Lis jamás a dejado de sentir aquella sensación de libertad y protección que el viejo embarcadero le transmitió aquel día. Tras aquella visita de su padre y una simple confesión "
Me gustaba venir aquí cuando necesitaba estar solo" aquel lugar se volvió su refugio, un refugio que luego compartiría con sus hermanos mayores que aún aveces lo visitaban. Pero sin duda aquel era su lugar... El lugar de Alexándros y Hannah.
{3 de Noviembre de 2003 ~ Lago Negro, Hogwarts}

...

Suspiré con pesar al recordar aquel día, al recordar la vida que tenía y que había perdido. Aquel lugar había seguido siendo un lugar personal donde escapaba siempre que podía. Aveces en compañía de mi hermana. Pero ahora, desde que lo conocí a las orillas del lago negro, también un punto de reunión con el padre de mi hija. Me negué a pensar en Sieg o mi padre en aquellos momentos. Solo quería terminar con aquello de una vez... Y sabía que tomando la decisión que tomaba defraudaría a mucha gente.
Me puse mi capa y mediante red flú llegué a la mansión de Grecia, mi hogar. Salí en una nube de polvo y tosí sin poder remediarlo. Estaba en el despacho de espaldas al gran ventanal y la mesa de roble tallado que presidía la habitación aunque sabía que allí estaba a quien buscaba. Me despojé de la capa con deliberada lentitud y sacudí algunas cenizas de mi ropa y cabello con gesto disgustado. Solo pensaba decirle la fecha para las invitaciones y largarme, me conciencié. Pero cuando volteé no pude evitar un gesto de sorpresa al reconocer el gran y desgastado albúm familiar abierto sobre la mesa... Mi mirada ignoró a madre y con paso titubeante me acerqué hasta quedar lo suficiente cerca para extender uno de mis brazos y acariciar el rostro de mi padre sonriente eternamente en el papel. Una lágrima cayó por mi mejilla y tuve que cerrar los ojos, no recordaba ya por qué me encontraba allí, sólo podía recordar escenas difusas de lo ocurrido unas horas antes. Sacudí mi cabeza y desterré todo aquello lejos de mi, quedando completamente en blanco, con un frío vacío en mi y la mirada alegre de mi padre taladrándome desde las páginas.


Última edición por Elise Malfoy BC el Vie Oct 05, 2012 11:54 am, editado 1 vez


Elise Malfoy
avatar
Elise Malfoy BC
PortadorT
PortadorT

Now you're stuck on my body, on body like a tattoo...
Femenino
Mensajes : 1024
Galeones : 6983
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos que jamás se olvidan {Flashback}

Mensaje por Lary Malfoy BC el Jue Oct 04, 2012 2:23 am

Hay cosas que son completamente inevitables de ocultar, entre ellas, mi sentimiento de culpa. Podía entender a la perfección porque mi madre se había enojado tanto ante mi desliz. Ella ama a mi padre con una intensidad y locura que no parecía tener intención de ocultar. Cuando le había preguntado porque solía aparentar una frialdad que yo sabía que no tenía, pero cuando se trataba de estar con mi padre, ella se volvía el ser más cálido y amoroso que pudiera existir. Su respuesta en ese entonces me había dejado con la boca abierta, confundida y más confundida. “Porque amo a tu padre, él me hace ser todo lo que debo fingir. Aléxandros me hace ser una mejor persona.” En ese entonces yo no conocía lo que era el amor, no sabía lo que era sentimiento, así que por primera vez en mi corta vida había tirado a loca a mi progenitora. Un error de adolescente.

Pero no estaba en la mansión de la familia para recordar esas cosas, sino, para pedir perdón. Por primera vez en 9 años, me estaba sintiendo con la necesidad de pedir perdón a mi mamá. Perdón por fallarle, por no comportarme a la altura de la situación, por ser débil y solo pensar en mí. Me volvía a sentir como una adolescente de 17 años, que acaba de cometer su primer asesinato.

Mar Jónico, Gracia // Hace 9 años

Solo se podía observar a un Aléxandros colérico caminando de un lado a otro por todo el despacho, mientras una Elise trataba de calmarlo. Lary nunca había visto tan enojado a su padre, nunca vio decepción en su mirada, ni mucho menos desaprobación. Él solía alabar todas las cosas que realizara su pequeña, sin importar que fueran buenas o malas, él siempre le decía que eso estaba bien, que era correcto lo que ella hacía, pero no esa tarde. Aléxandros detuvo su caminar, cambiando su expresión de furia por una más tranquila, una de preocupación. “Si algo te hubiera pasado… no quiero ni imaginarlo” abrazo a su hija, queriendo que el enfado de hace un momento se esfume por completo. Todo transcurre ante la atenta mirada Elise, quien no puede evitar sonreír al ver esa tierna imagen de padre e hija abrazada. “Pero debes aprender que cada error que cometas tiene un precio.” Dice la mujer mayor con un tono algo frío, algo que hace suspirar a su hija, quien mantiene el rostro escondido en el pecho de su padre. “No quiero” se le escucha decir en tono infantil, Aléxandros sonríe mientras le acaricia el cabello, sabe que la noticia no le caerá nada bien a su pequeña, pero como dijo su esposa, su primogénita debe entender que los errores cuestan y muy cara. Más cuando se habla de la masacre de unos muggles a plena luz del día. “Deberás ir a Academia Beauxbatons, y tus hermanos igual irán, así que tienen mucho que agradecerte”. Lary supo que eso iba con ironía, con burla, pero guardo silencio, porque la orden venía directamente de su padre. Se le vio fruncir el ceño y dar media vuelta, estaba molesta, indignada, pero no dijo nada, simplemente se trago su orgullo. “Por cierto, recuerda decirle a tus hermanos que gracias a ti, serán encerrados bajo cuatro paredes” volvió a burlarse el hombre. “Y yo soy la niña” refunfuño la joven castaña, causando la risa de sus padres: “Niños, comportense”. Entonces dos risas a coro resonaron en toda la habitación.

Mar Jónico, Gracia // Actualidad

Al llegar a la entrada del despacho, me sorprendí cuando al verlo abierto, ese lugar siempre se mantenía cerrado, incluso cuando había gente. Me quede quieta al ver una de las pocas imágenes de mi madre y mi hermana juntas sin pelearse. De inmediato pensé que mi cerebro me hacia una mala jugarreta, pero obviamente no lo era, entonces lo entendí. Todo era por papá, aun estando muerto tenía el poder de hacer que nos mantuviéramos unidas. Cruce la habitación, colocándome a un lado de mi madre, observando el álbum familiar, ese que estaba lleno de recuerdos de todos nosotros. Sin decir nada tome las fotografías que mi madre tenía en sus manos, mirándolas atentamente. –Soy yo, cuando era una bebé.- afirme. Entonces fruncí el ceño, una imagen no me cuadraba. –Creo que esta no soy yo.- le pase la fotografía a mi madre, esta sonrió como pocas veces hacia. Me estaba dando la razón. –Entonces es Lis.


Tyler Sebastian Drácula Malfoy:





Razz:
avatar
Lary Malfoy BC
Directora
Directora

"El temor te detiene y detenerte es morir"
Femenino
Mensajes : 3703
Galeones : 8344
Fecha de inscripción : 01/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos que jamás se olvidan {Flashback}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.